Parque Natural del Montsant

Entre desfiladeros y barrancos:

El Montsant forma parte de una vía de unión entre el sistema Ibérico y el Prepirineo. 
La elevada diversidad biológica que reúne se ve propiciada por un particular relieve caracterizado por una serie de riscos, desfiladeros y barrancos que dificultan el acceso al interior del espacio y preservan su aislamiento.
La originalidad del Parque Natural del Montsant radica en el relieve rocoso de sus paredes, elevándose en un bloque abrupto. 
El río Montsant, que atraviesa la Sierra por la parte norte, hace del Parque uno de los espacios más singulares de Cataluña. 
En el año 2.002 se declaró la zona Parque Natural por el valor excepcional de su paraje. De clima templado y seco, la Sierra del Montsant es rica por su diversidad en especies protegidas, cuya preservación se conjuga con un patrimonio cultural de gran interés histórico y arqueológico. 
En cuanto al patrimonio arquitectónico, cabe destacar desde los tiempos medievales las ruinas de la Cartuja de Scala Dei, población pedánea de La Morera de Montsant, así como muchos otros restos de construcciones desde el siglo XIII al XVIII.

Para más información ir a www.parcsdecatalunya.net

Rutas de las Ermitas

Las nueve Ermitas del Montsant se pueden visitar alternando el uso del coche, para ir de pueblo en pueblo, y subiendo a las ermitas a pie o en bicicleta. 
Es una excelente opción que permite descubrir el patrimonio cultural sin dejar de disfrutar del paisaje privilegiado del Parque Natural del Montsant.
El recorrido es accesible para todo tipo de excursionistas y se puede realizar en cualquier época del año. 

Otras poblaciones:
Otras poblaciones cercanas a Cornudella dignas de visitar son: Ulldemolins, Prades, La Febró, La Morera de Montsant y su agregado Scala Dei, Poboleda y Arbolí, entre otras.

Nuestra Flora

Predomina la vegetación típicamente mediterránea como el encinar y el roble
así como el pino.

Nuestra Fauna

Acoge una de las poblaciones faunísticas más ricas de Cataluña como el gato montés y el águila real, entre otras muchas.

Cornudella de Montsant

A 533 m. de altitud se eleva el municipio de Cornudella de Montsant (1016 hab.). Su término municipal con 62,70 km², es el más extenso de la comarca del Priorato, provincia de Tarragona, e incluye los pueblos de Albarca i Siurana, agregados los años 1946 i 1942 respectivamente. Además de dominar el alto valle del río Siurana, Cornudella de Montsant es de un gran interés natural gracias a los picos que la envuelven, entre los Macizos de Montsant a poniente (que culmina aquí en la Roca Corbatera, a 1.166 m.) y las Montañas de Prades a levante (la Gritella y el Gallicant de 1.089 m. y 1.028 m. de altura respectivamente), unidos por el collado de Albarca sector norte del término.
Situada a poquísima distancia del Parque Natural de la Sierra de Montsant, sus alrededores son el punto de partida de excursiones. Los visitantes podrán descubrir rincones muy bien conservados y de gran belleza ideales para la práctica del senderismo y la escalada.
A 2 kms. de la localidad encontramos el pantano del río Siurana. Con una capacidad máx. de 12,4 hm³, recoge las aguas del río con el mismo nombre, conjuntamente con las del riachuelo de la Argentera y otros pequeños afluentes. Nos ofrece la posibilidad de practicar diferentes deportes náuticos y las zonas colindantes permiten la realización de interesantes paseos.
Los edificios más emblemáticos son la Iglesia Parroquial de Santa María de estilo renacentista que fue construida sobre un proyecto realizado por el Arquitecto Pere Blai sobre el 1.599 y consagrada en el 1.615. También la Bodega Cooperativa, de estilo modernista que inició su construcción alrededor del año 1.919. El diseño fue realizado por el Arquitecto César Martinell, de la escuela Gaudiniana. 
En la costa, a unos 3 km. al noroeste del pueblo, se alza, envuelta de grandes cantos rodados, la Ermita de Sant Joan del Codolar, un lugar de gran belleza y tranquilidad e inicio de varias rutas de senderismo. Desde la misma se llega con facilidad al pico de la Roca Corbatera, por el grado de Montsant, es decir, uno de los pasos que permite superar los riscos; a la cueva Santa, al barranco “dels Pèlegs", y a cualquiera de los grados que dan paso a Albarca, a Ulldemolins, a Margalef y a La Morera de Montsant.

Siurana y Albarca

Siurana: Formado por una treintena de casas, Siurana es uno de los pueblos más pequeños del Priorato a la vez que uno de los más bellos de la provincia. 
Se alza a 737 m. de altitud, sobre un peñón de roca caliza desde el cual se divisan unas magníficas vistas del valle del río Siurana y de su pantano. 
Merece digna de mencionar su Iglesia de Santa María, edificio románico de una sola planta del siglo XII, con una notable portalada lateral. Grandes formaciones rocosas son muy frecuentadas por los aficionados a la escalada de todo el mundo. Siurana es, aún hoy día, un reducto de tranquilidad y paz difícilmente superable. Los orígenes de Siurana se remontan a épocas prehistóricas.
Es un paraje de bellos rincones naturales y rico en leyendas. Allí fue descubierto a partir de 1909 un taller de sílex con hachas de piedra pulida, puntas de flecha, fragmentos de vasos campaniformes y materiales de bronce. Entre sus paisajes naturales destacan formaciones rocosas como, la peña gemela de la Siuranella, el Salto de la Reina Mora o la Trona.

Albarca: Situada a 815 m. de altitud al pie del Montsant, destaca su Iglesia románica del siglo XII. Es un excelente lugar de partida para excursionistas, como la subida al Montsant. Esta se puede realizar por el antiguo camino de herradura e ir a la Ermita de la Mare de Déu del Montsant o hacia la Sierra Mayor. Recomendamos la ascensión a la Ermita, situada debajo de la Roca Corbatera, el punto más alto de la Sierra del Montsant.
Las vistas que ofrece Albarca son extraordinarias. De un lado el Valle de Ulldemolins, con la Sierra de la Llena al fondo y del otro lado la Sierra de la Gritella con Siurana en su extremo, además de divisarse detrás el Puig de Gallicant.